6.08.2006

TERRENITOS

Estoy encantado con la nueva edición del Dungeons and Dragons. El sistema de juego está bastante compensado, suficientemente completo para mi gusto pero que no aturde y, principalmente, me parece divertidísimo. Toda la vida había evitado jugar con miniaturas, pero la verdad es que desde que jugamos al remozado D&D se me hace inconcebible plantear un combate sin ellas. Esto ha provocado la conveniencia de los soportes donde menear dichas miniaturas. Veamos los distintos utensilios que hemos probado de primera mano en nuestro grupo:

Combat Mats: Son cuadrículas impresas sobre una tela que acepta rotuladores veleda y que permite borrarlos más tarde. Son prácticas en general, pero con el tiempo nos han planteado una serie de problemas. Primero su tamaño fijo, que suele ser grande y a veces poco manejable. Segundo la suciedad, con el uso los trazos del mapa suelen ir dejando rastros y sombras que nunca terminan de desaparecer por mucho que frotes. Son algo aparatosas. Más tarde nos imprimimos Din A-3 con cuadrículas y después las plastificamos, ganamos en maniobrabilidad y el resultado es más o menos el mismo, a la vez que infinitamente más económico que los mats.

TACT-TILES: El sistema definitivo. Nos costó un poco conseguirlas porque cada vez que intentaba adquirirlas en convenciones extranjeras estaban agotadas. Finalmente el distribuidor del producto en UK se sacó unas del maletero para este vuestro servidor y pudimos disfrutar de la excelencia en el juego. No se dónde se pueden conseguir en España, pero las venden on-line desde USA. Permítanme que desarrolle:

Son piezas de plástico con la cuadrícula impresa, se borran con facilidad y no dejan rastro, se montan tipo puzzle y vienen en un conveniente maletín fácil de guardar. Se pueden poner las piezas justas en la mesa, las que se necesiten, y se van colocando otras sobre la marcha si conviene. Cuando el grupo se desplaza por el dungeon, se quita la primera pieza, se borra y reutiliza inmediatamente con facilidad, sin necesidad de borrar todo el nivel y volverlo a dibujar. El master hasta puede traerse el mapa pintado desde casa (si tiene cuidado de que no se le borre por el camino). Además como son rígidas, el DJ puede arrojarlas a la cabeza del jugador molesto y hacerle callar de golpe :P. Es lo más práctico y guay que he probado hasta la fecha.

Master Maze: Soy un capullo impulsivo, y cada vez que veo estas tiles desplegadas me lo hago encima. Me he gastado demasiada pasta en esta chorrada, pero no puedo evitarlo. Tienen algunos handicaps, para qué engañarnos, pero aprovecho cada oportunidad que tengo de utilizarlas con gran regocijo (y teniendo en cuenta que ahora mismo no arbitro nada, no tengo demasiadas).

Master Maze es un sistema de pasillos y habitaciones en 3D, pintadas a mano y modulables para diseñar los espacios más espectaculares que se pueden crear. Hay laguitos, cuevas, paredes de castillos, escaleras, calderos de lava, trampas, puertas secretas... no me digan que no es una cucada. Problemas: Caro, difícil de guardar, difícil de transportar, algo complejo de adaptar en dungeons ya establecidos a no ser que se tenga un stock de MM considerable. Ventajas: Es una puta pasada. Es el prop más espectacular y chanante que puedes poner sobre tu mesa de juego. Jugar un dungeon con este sistema seduce tanto a nivel visual como de juego. Esto es la jodida Industrial Light and Magic de los juegos de rol. Es mi pijada favorita, y seguro que este año en las Gen Con no podré evitar pillarme algún set más... Soy un enfermo.

Algo parecido a esto son las piezas de yeso (no lo hemos probado). Bueno, lo que te venden son los moldes a un precio astronómico y después te los tienes que fabricar tu en casa, pintarlos, montarlos. La ventaja es que puedes generar millones de piezas con un par de moldes, pero la verdad es que me parece demasiado curro para algo que después tampoco sabes donde meter.

Casitas de papel: De momento sólo las he probado con el HeroClix, pero hay escenarios brutales que pueden utilizarse en D&D guapamente; este barco, por ejemplo, es una pasada. Hay escenarios para medieval, urbano contemporáneo, ciencia ficción (ideal para WH 40K o Space Hulk). Es bonito y barato. Lo normal es que compres el PDF online y luego imprimas todos los juegos que necesites (aconsejo imprimir en un papel un poco robusto). Las posibilidades son infinitas, la única coña es que tienes que entretenerte a cortar, doblar y pegar (si probáis, os recomiendo el celo de doble cara, lo más limpio y práctico). Aquí os dejo un par de links para que les echéis un vistazo: Uno y dos.

En conclusión. La mayoría de estas historias son prescindibles, pero no me negareis que molan mucho. Y si no lo habéis probado nunca, ya me lo diréis. Enjoy.